El uso del correo electrónico acelera las comunicaciones

El uso del correo electrónico acelera las comunicaciones

Conoce los beneficios del Correo Electrónico en el trabajo

En el siglo XXI es difícil ver algún caso donde el correo electrónico no cumpla una función esencial en el ámbito laboral o personal. Y es que contar con la aplicación de mayor uso en el Internet ha optimizado la comunicación interna y externa de las empresas.

Ya sea para tener un canal de comunicación institucional o para enviar sin mucho esfuerzo grandes cantidades de documentos para varios destinatarios, el uso del correo electrónico en el trabajo ha logrado optimizar el desempeño laboral de los profesionales.

Pero, entrando en materia, ¿cuáles son las ventajas del e-mail en el trabajo?

Hay que comenzar por la más evidente: la inmediatez. Antes de la inserción del e-mail al ámbito laboral, las comunicaciones en las empresas eran más lentas. Si un gerente deseaba transmitir un mensaje con carácter de urgencia debía escribirlo en su computador (o peor aún, ¡en una máquina de escribir!), imprimirlo, dárselo al mensajero, explicarle a quién va dirigido, y un enorme etcétera.

Un proceso por demás lento… Pero con una cuenta de correo electrónico solo hace falta elaborar el mensaje, copiar las direcciones de sus destinatarios y presionar el botón “enviar”. Así se ahorra tiempo y, por ende, dinero.

Otro beneficio: el correo electrónico concentra la información. Cuando se realiza una investigación, la documentación es necesaria y obligatoria. En la mayoría de los casos, estos materiales no se poseen en físico. El correo permite acumular estos elementos en un solo e-mail (fotos, audios, documentos y videos); así, el material se encuentra a la mano ante cualquier eventualidad. Para localizarlo, basta con ingresar en la bandeja de entrada. ¿Más fácil? Parece imposible.

Por otro lado, un hecho incuestionable es que la masificación de la comunicación, mediante los correos electrónicos, ahorró inmensos dolores de cabeza a quienes deben enviar un mensaje en grandes cantidades. Algo muy común para una empresa tenga a sus clientes almacenados en una gran base de datos.

Así pasa en la actualidad con los medios de comunicación, pues al momento de enviar una nota de prensa o recibir información de alguna fuente, solo hace falta enviar o recibir un correo.

También es cierto que el e-mail permite ahorrar recursos. Para dejar constancia de alguna información, ya no es obligatorio gastar papel. La capacidad de almacenamiento de los correos es electrónicos es enorme, por lo que los archivos se pueden almacenar durante un tiempo, en teoría, ilimitado. No es un secreto que la naturaleza lo agradece.

Por las razones expuestas, el correo electrónico encaja perfectamente en la descripción de una herramienta pragmática, según la definición facilitada por la Real Academia Española: algo que sea práctico y útil.

Deja un comentario

11 + dieciseis =